Blog

¿Por qué los brackets metálicos siguen siendo un tratamiento efectivo?

Es verdad que muchas personas suelen tenerle miedo a los tratamientos odontológicos. Después de todo, la idea de que estos pueden ser molestos es suficiente para que haya quienes les cause pavor. La realidad es que la salud bucal es lo suficientemente importante para que le dediquemos un tiempo. Después de todo, dicen que la sonrisa es la ventana al alma, y esa es la única manera que tenemos mantenerla en las mejore condiciones posibles. Más allá de eso, a pesar del miedo que pueden tener las personas, algunos de los tratamientos que se brindan siguen siendo efectivos a pesar de que hayan pasados los años y otros avancen en la ciencia. Uno de los que se siguen utilizando son los frenos dentales, también conocidos como brackets.

El objetivo de este tratamiento es la corrección de la mandíbula o evitar que los dientes se mantengan torcidos. Si bien se suele creer que este es un tratamiento estético, la realidad es que también puede evitar problemas como cortes internos o incluso molestias a futuro. Y, si bien existen muchos modelos (como los que se pueden ver en profundidad ingresando a https://draalaya.com.ar/brackets-metalicos.html), ¿por qué se sigue utilizando un tratamiento como este después de tanto tiempo?

Porque sigue siendo efectivo

Más allá de que existan otras opciones de materiales, los brackets metálicos siguen siendo la solución más efectiva al problema de corrección de dientes torcidos. Eso se debe a que su diseño sigue trabajando de manera correcta, alineándose en la posición que deberían estar originalmente.

Mediante un sistema de arco (el cual aplica presión) y ligaduras (las que unen el freno con el arco), el paciente puede contar con una sonrisa más pareja en cuestión de semanas o meses, según la necesidad del caso. El sólo hecho de que evite operaciones más complejas es la prueba definitiva de que este tratamiento sigue siendo el mejor en estos casos.

Precio

En la actualidad, existen diferentes opciones a la hora de elegir brackets. Entre ellas se encuentran los cerámicos (también conocidos como invisibles) o los alineadores transparentes. Y si bien se tratan de opciones que no resaltan a la vista, también se tratan de opciones que son mucho más caras que los de metal. La realidad es que, incluso siendo más costosos, esas otras dos alternativas no garantizan un tratamiento menos prolongados. La opción de los brackets metálicos es la estándar, no sólo por que tienen un precio mucho más accesible, también suelen lograr su objetivo en mucho menos tiempo que con los otros materiales.

Son la primera opción de los profesionales

A menos que se trate de casos especiales (personas que deben trabajar con la sonrisa como modelos o actores), profesionales de la salud dental como la Dra. Alaya les recomiendan a sus pacientes esta alternativa. El precio y la efectividad son las dos razones principales, pero la otra es que ya no se trata de un diseño que sea tan invasivo. Es verdad que el concepto de los frenos dentales no hay variado mucho desde su primera aplicación en el Siglo XIX, pero la realidad es que la tecnología ha avanzado y el diseño actual es mucho más agradable a la vista. Es cuestión de acostumbrarse, pero no es imposible.  

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *