Blog

La limpieza bajo la lupa

Las consecuencias en la vida diaria y en sociedad, a partir de la pandemia provocada por el Covid-19 en todo el mundo, apenas comienzan a manifestarse; pero sin duda, una de las más notorias tiene que ver con la forma y los procesos que se llevan a cabo en los distintos ambientes -ya sea en las casas o una oficina- para asegurar la óptima apariencia y limpieza de cada espacio.

La toma de conciencia sobre la importancia de la higiene profunda en todas las superficies, lugares y sectores de una vivienda u oficina, e independientemente de la industria que se trata, es notoria. Y es que, como nunca antes, la idoneidad de los profesionales que se dedican a estas tareas y la calidad del trabajo en sí están siendo revisados y atendidos con especial dedicación por empresarios e individuos.

Expertos en estas labores, como Smart Kleaning, confirman esta tendencia y destacan que cada vez son más los interesados en incorporar o elevar la profundidad de su servicio de limpieza a otro con más detalles y protocolos. La llegada del coronavirus puso sobre el tapete el hecho de que la pulcritud no sólo tienen que ver con un entorno agradable y bello estéticamente, sino también -y fundamentalmente- con cuestiones relacionadas con la salud de quienes allí se encuentran o pasan fortuitamente.

Sobre todo en el caso de las empresas y oficinas en los que se comparte mucho tiempo en espacios reducidos y durante varios días, la pertinencia de concretar estas cuestiones es aún más importante. En efecto, la prevalencia de microorganismos nocivos pueden afectar la salud de quienes están en eso lugares: alergias, gripes y resfríos forman parte de las dolencias más comunes.

Lo cierto es que a partir de la pandemia en todo el mundo, provocada por el Covid-19, la forma y la profundidad con la que se realizan el mantenimiento de cada ambiente está sobre la superficie más que nunca. Las medidas en este sentido, que se pusieron en marcha en diversos sectores, hicieron aún más patente que nunca antes en la historia reciente, la necesidad de desinfectar o incluso esterilizar algunas superficies.

Es importante recordar que ambos términos no son sinónimos. La esterilización supone un proceso mucho más profundo que la desinfección; si bien ambos suponen una pulcritud que busca eliminar microorganismos y sustancias nocivas o tóxicas. Para saber más sobre esta forma de limpieza radical se puede visitar el siguiente enlace:

https://www.smartkleaning.com.ar/desinfeccion-esterilizacion/, pero básicamente se trata de maneras de alcanzar un nivel de higiene superior.

Asimismo, las dudas sobre la efectividad de los componentes que se usan en el hogar quedaron en la primera línea de interés. Por ejemplo, la ventajas del hipoclorito de sodio, que tenemos en el hogar reducido con agua y conocemos como lavandina, es uno de los productos que pasó a estar en las primeros puestos en las preferencias de la mayoría de hogares y compañías.


En cambio, otras alternativas como limpiadores líquidos con exquisito perfume, pero sin gran poder de desinfección real, pasaron a estar en un segundo plano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *